Publicado: 29 de Octubre de 2018 a las 08:12


Con motivo de que el día 26 de Octubre es el día del Daño cerebral adquirido, hemos escrito una pequeña guía explicando que es daño cerebral adquirido en la infancia y adolescencia .

¿Qué es el daño cerebral adquirido infantil?

 

Es la consecuencia de una lesión en las estructuras cerebrales que interrumpe el desarrollo normal del cerebro infantil produciendo alteraciones de carácter físico, cognitivo, conductual, emocional y social. El DCA infantil puede estar originado por Traumatismo Craneoncefálico –TCE– (accidentes, caídas...), por tumores cerebrales, por Accidentes Cerebrovasculares –ACV– (Ictus), por encefalopatías y otras enfermedades de carácter infeccioso.

El cerebro del niño está en pleno desarrollo, por lo que habrá habilidades y funciones que aún no hayan aparecido o que estén emergiendo y que, como consecuencia del daño en el cerebro, pueden verse alteradas y no seguir los cauces de evolución habituales. Cuando un niño ha tenido una lesión cerebral la evidencia de las consecuencias puede demorarse hasta el momento en que la capacidad afectada tendría que madurar. Aunque inicialmente muchos niños parecen no tener secuelas, pasado cierto tiempo se ponen de manifiesto una serie de dificultades que, en muchos casos, no se relacionan con el daño cerebral y generan desconcierto e incomprensión en el ámbito familiar y en la escuela. Esto hace necesaria una mayor atención a los menores con DCA y un seguimiento prolongado en el tiempo por parte de la administración sanitaria, en coordinación estrecha con padres y educadores. Lamentablemente, la regulación de esta atención no está normalizada y es una asignatura pendiente en nuestro país .El niño con Daño Cerebral Adquirido deberá ser atendido para su adecuada rehabilitación por un equipo multidisciplinar para realizar una intervención holística en la que intervienen los siguientes profesionales: el neuropediatra, el médico rehabilitador, el neuropsicólogo, psicólogo clínico ,el fisioterapeuta, el psicomotricista, el logopeda, el terapeuta ocupacional y el psiquiatra infantil.

Dificultades comunes en niños y adolescentes con DCA

El cerebro es el órgano rector de nuestras acciones y las consecuencias del DCA son tan múltiples y variadas como sus capacidades.

Dificultades de carácter físico y sensorial .Afectan a la movilidad, a la actividad y a la seguridad del niño y pueden compensarse con adaptaciones y productos de apoyo.



Dificultades de tipo cognitivo El comportamiento de un niño con DCA puede parecerse al de cualquier niño con dificultades de aprendizaje (falta de atención, problemas de comportamiento…etc.). Esto no es así. En el caso de los niños con DCA los problemas motrices, cognitivos y comportamentales suelen presentarse juntos y esta mezcla conforma una realidad diferente y específica que debe ser tratada como tal.

Dificultades en la comunicación. Cuando la lesión se produce en el hemisferio lateral dominante (normalmente el izquierdo), es habitual que se vea afectada la comunicación y la capacidad de entender y expresarse a través del lenguaje oral (afasia) y escrito (alexia). En ocasiones también se manifiesta dificultad para nombrar objetos cotidianos (anomia) y otras veces es la propia emisión de la voz la que se ve afectada (disfonía).

Dificultades en el juicio y toma de decisiones.Las funciones ejecutivas se ven frecuentemente alteradas tras la lesión cerebral e influyen de manera directa en la capacidad para tomar decisiones. Esto se manifestará en el niño con DCA como dificultad para iniciar cualquier actividad, dudas y respuestas poco adecuadas o ineficaces ante determinadas situaciones.

Dificultades emocionales y conductuales .Los niños con DCA pueden mostrar comportamientos inadecuados en el colegio y fuera de él. Algunas de estas alteraciones conductuales se pondrán de manifiesto después de meses o años de producirse la lesión y tendrán que ver con la naturaleza de esta, su evolución .Las manifestaciones habituales son: baja tolerancia a la frustración, enfados desproporcionados, agresividad (peleas frecuentes con otros niños), cambios repentinos de humor, desinhibición, comentarios inadecuados, aislamiento…etc.


Con motivo de el día del Daño Cerebral Adquirido queremos hacer visible el DCA infantil  y a continuación ofrecemos algunas pautas para la interpretación y el manejo de algunos comportamientos y actitudes derivados de las secuelas del DCA infantil

PAUTAS SI EL NIÑO O ADOLESCENTE CON DCA PRESENTA :

Fatiga

*Programar las actividades de manera gradual.

*Fijar intervalos de descanso frecuentes.

Limitaciones en memoria

*Hacer un Cuaderno de Recuerdos con agenda diaria, recordatorios, alarmas, etc

*Facilitar y entrenar en el uso de productos de apoyo: Pizarras, calculadoras, tablets, teléfonos móviles, ordenador…

*Utilizar pistas y reclamos para promover la autonomía en la realización de tareas (notas adhesivas, códigos de colores por materias, esquemas…)

*Utilizar pruebas tipo test siempre que sea posible. Le resulta más accesible reconocer la información correcta que recordarla.

*Relacionar la información nueva con lo aprendido inmediatamente antes

Dificultades de atención

*Proponer una sola tarea, evitando simultanear propuestas.

*Suprimir elementos de distracción innecesarios (libros, lápices, papeles, mochilas…) en el espacio básico de trabajo.

*Asegurarse que está en disposición de escuchar evitando elementos de distracción (ruidos, circulación de gente…)


*Dosificar la información.

*No introducir cambios repentinos en la actividad.

*Expresar claramente el reconocimiento al progreso en el mismo momento en que este se produzca.

Limitaciones en la comunicación

*  Utilizar mensajes cortos y claros.

* Animar al niño a que participe en la conversación (¿Qué te parece?)

*No utilizar doble lenguaje o bromas.

*  Dar tiempo para que responda y prestarle atención.

*  Hablar despacio.

* Acompañar instrucciones verbales con escritas.

*  Facilitar, cuando sea necesario, el uso de productos de apoyo a la comunicación (grabadoras, comunicadores, tablets…).

*Reducir el ruido de fondo.

Dificultades en la toma de decisiones

*Establecimiento acordado de un plan (rutina) que recoja las tareas diarias para dar seguridad.

*Ayudar a identificar situaciones problemáticas en el aula y familia

*Buscar soluciones alternativas.

*Preparar al niño con anterioridad ante cualquier cambio de rutina en el aula o familia

*Proporcionar esquemas (códigos) que ayuden al niño a organizarse.

*Ante cualquier situación de duda, recordar al niño algún código preestablecido que invite a pararse y pensar

Alteraciones de conducta

*Fijar con claridad los límites.

*Evitar el enfrentamiento ante un comportamiento inadecuado y desviar la atención hacia otras cosas que pueden interesarle.

*Dar alternativas al comportamiento inapropiado.


*Realizar    modificaciones   en    el    ambiente    para    que    no    aparezcan    los comportamientos inadecuados.

*Premiar la conducta adecuada para que se repita.

*Ante muestras de desihibición no evidenciar preocupación excesiva

Dado que el Daño Cerebral Adquirido es la principal causa de discapacidad sobrevenida en la infancia y que cada año se producen 250 casos nuevos por cada

100.000 niños queremos    reflejar la invisibilidad del DCA en la infancia con este pequeño artículo para hacerlo visible y comprensible.

 

Lorena Rodríguez Neuropsicóloga Clínica Infantojuvenil