Publicado: 17 de Julio de 2018 a las 13:41

La definición de prematuro es la de recién nacido de edad gestacional (EG) inferior a 37semanas (pretérmino) y de peso inferior a 2500 .En función de la EG se puede clasificar el prematuro en: prematuro moderado, que tiene una EG entre 36 y 31 semanas; prematuro extremo, con una EG entre 30 y 28 semanas y prematuro muy extremo, que nace antes de las28 semanas. El peso del prematuro moderado extremo y muy extremo suele ser inferior a 2500, 1500 y 1000 g respectivamente. Alrededor del 8% de los recién nacidos vivos son pretérminos. El niño prematuro presenta unas manifestaciones morfológicas y funcionales características de su propia inmadurez, que le predisponen a presentar una serie de complicaciones precoces o tardías, siendo la más frecuentela enfermedad de la membrana hialina que produce asfixia perinatal. Ésta puede generar hemorragias intraventriculares y periventriculares. Hay muy pocos estudios sobre la evolución posterior de estos sujetos. En cuanto al neurodesarrollo, los prematuros sin complicaciones presentan en la etapa neonatal una reducción de la sustancia gris cortical,un aumento de los ventrículos laterales y una afectación de la sustancia blanca que se hace más evidente en edades más avanzadas. A los 3-8 años principalmente se observa déficiten el coeficiente de inteligencia, y a los 14-15 se suma la lectura y el cálculo. Por otro lado el prematuro con complicaciones presenta dilatación ventricular, leucomalacia periventricular y atrofia de algunas estructuras subcorticales.En la infancia y a los 13 años se observan dificultades en el rendimiento cognitivo general y en algunas habilidades específicas como la memoria. El desarrollo cognitivo de los niños prematuros es incierto, si bien varios estudios han demostrado que existe relación entre prematuridad y trastornos cognitivos y de rendimiento académico. No existe un consenso acerca de si los déficit cognitivos en los niños prematuros empeoran se mantienen o mejoran a lo largo del tiempo. Cada vez se ha hecho más evidente el interés del estudio a largo plazo de los niños prematuros, por ser sujetos que presentan un riesgo intrínseco de deficiencias en su desarrollo neurocognitivo. Si a ello se asocia la presencia de complicaciones como la AP o la HIV/HPV, con la subsiguiente repercusión cerebral (atrofias estructurales, leucomalacia periventricular, incremento de la cantidad de LCR,.....), aumenta la posibilidad de un desarrollo cerebral subóptimo o incluso de lesiones cerebrales, que pueden manifestarse de forma tardía y ser la causa de problemas de aprendizaje y dificultades de adaptación social.Los avances en el ámbito de las neurociencias y en las técnicas de neuroimagen, han incrementado notablemente nuestra comprensión de cómo el cerebro se desarrolla y responde a las influencias del entorno, lo que a su vez ha mejorado nuestra capacidad para detectar y tratar a niños con disfunciones muy sutiles en el SNC.De acuerdo a estos antecedentes sugerimos el estudio más exhaustivo de los déficit cognitivos en sujetos con antecedentes de prematuridad, con o sin complicaciones, a través de un estudio neuropsicológico y de neuroimagen completos. Asimismo creemos conveniente relacionar ambos resultados.En este sentido se debería evaluar el rendimiento cognitivo general y diversas funciones cognitivas más concretas y se considera fundamental la estimulación temprana en niños prematuros para evitar en un futuro alteraciones neuropsicológicas y del neurodesarrollo . Así que si tenemos un menor prematuro empecemos con la atención temprana desde inicio para garantizar un buen neurodesarrollo y un desarrollo cognitivo óptimo que garantice una buena calidad de vida en esos menores.